domingo, 25 de octubre de 2009

Fragmentos de Asalto al infierno


…Luego de tres semanas de estar inmóvil dentro de la tumba, todavía me preocupen los lectores y mi suerte literaria: de veras que la vanidad es lo último en morir...

...El amor es como los eclipses: raras veces sucede, pues aunque en principio podamos enamorarnos de cualquiera, en realidad resulta muy difícil: se requiere que esa media burbuja que es nuestro amor emerja hasta la superficie y, además, que coincida con esa otra burbuja incompleta que es el amor ajeno. Por ello, cuando se da, dura un instante como todas las pompas de jabón y los eclipses: el amor es perverso: es como la sed o el hambre, una necesidad, pero una necesidad diferenciada a la que no es posible saciar con cualquier pan, ni con un sorbo tomado en cualquier parte: es una sed sólo de esa agua y un hambre de una persona exacta; pero la persona es infiel a sí misma, inoportuna, no hay modo de bañarnos dos veces en ella, es como el río de Heráclito...

...Convoco a todas las fuerzas vivas de la patria, a los jóvenes que tienen fresca la capacidad de indignación, a los de espíritu verdaderamente democrático, a los que sienten un asco espontáneo por la forma como está concebido en más allá; hago un llamado a todos, para que juntos nos vayamos al infierno...

...Es inútil, por lo tanto, describir al Demonio, ya que, salvo los cuernos, que resultan el denominador común, en todo lo demás cada quien trae su propio Diablo en la pupila...

...La vida es un camisón de fuerza que los demás nos ajustan, siempre esperan algo de nosotros: que sigamos fieles a nosotros mismos, que mantengamos nuestra palabra, que demos lo prometido; y si nos apartamos del cauce, de inmediato levantan indignados el retrato de lo que fuimos para exclamar con censura: “Nunca lo creí de ti”, o para decir entre lágrimas: “Me has fallado”, y uno tiene que recular, convertirse en la estatua que los demás aprecian, reasumir su papel y ejecutar por enésima vez la tullida representación de uno mismo con los parlamentos probados...

...Son las seis y media de la tarde y no cambio de tema, insisto: estoy física, espiritual, biológica, sociológica, filosófica, económica, psicológica, química y matemáticamente harto de mi vida y, según mis cálculos, usted también estimado lector: de otro modo no estaría leyendo este libro para distraerse...

...Si cualquier lector tiene el privilegio de seleccionar a sus escritores, es justo que alguna vez un autor ejerza el derecho de decidir quiénes serán sus interlocutores. Considero que la publicación de un texto no es razón suficiente para que cualquier hijo de vecino se crea facultado para meter sus narices donde no lo llaman, y como no voy a volverme críptico para expulsar a nadie de esta página, exijo a los felices que se larguen...

Una aventura fácil se disuelve muy rápido en el ácido de los días monótonos: es un pivote que nos devuelve tranquilos al cauce de las horas domesticadas...

Para avanzar es preciso que los pasos no se inscriban en ningún círculo, ni siquiera en la espiral del placer que a cada tanto revive: así se atornilla “el amor consuetudinario”...

…el amor no es a prueba de intrusos…

...Entra las fuerzas que conspiran para hacernos perder el equilibrio no hay ninguna más poderosa que la del imán de la carne…

…no son las manecitas sublimes del amor, sino las garras dobles del deseo correspondido las que nos arrastran, se enseñorean de la voluntad y, al grito de ahora o nunca, nos lanzan sobre el otro…

…prefiero ser expulsado para siempre de la liga de los escritores “realistas”, a padecer, mientras escribo, esas atmósferas de sordidez obligatoria, esos personajes insulsos y arrabaleros que atiborran las páginas y las pupilas de miseria: “la verdadera realidad está en otra parte”.
Fragmantos tomados de mi libro Asalto al infierno.

12 comentarios:

  1. como siempre me haces sonreir, pensar y me dan ganas de releer tus libros

    ResponderEliminar
  2. Que gusto volverlo a encontrar por el blog.

    Maestro, quisiera hacerle un pregunta, ¿cual es su definicion de ANARQUIA?. Estoy escribiedo mi primer largometraje y todas definiciones politicas y de diccionario me resultan insulsas.

    Le mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estimado David:
    Entre mis anarquistas favoritos están Bakunin y Max Stiner, el primero propone una anarquía en la que el enemigo es la autoridad, por eso, en su libro Dios y el Estado, se declara enemigo de Dios y convierte a “Satanás en el primer librepensador y emancipador de los mundos”. La anarquía es la consecuencia de considerar que “la esencia del hombre es la rebelión”: el Estado impide nuestra plena realización. El segundo, en su libro El único y su propiedad, plantea que el enemigo no es el Estado, sino la sociedad, pues lo que limita mi libertad no sólo es la autoridad, sino los otros; de Max Stiner es la frase que volvió famosa Sartre: “el infierno son los otros”.

    Un abrazo


    Óscar de la Borbolla

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ¿Sabes? Te fui a buscar a la Ghandi donde desayunabas y el mesero que te atendía me dijo que no lo hacías más allí, ya que la parte de afuera, donde podías fumar, no tenía conexión para tu computadora; te dejé una nota si a caso volvías, imagino nunca la leíste y es por ello que te la escribo ahora.

    Eres uno de mis escritores favoritos; busqué como una loca sin atar el libro de “Dios si Juega a los Dados”, solo que creía que se llamaba “El amor es de clase”, es por ello que perdí demasiado tiempo sin tenerlo, recorrí todas las librerías con las que me topaba en el camino; hasta fui a buscarte a la cafetería con la esperanza de poder conocerte y tener más información de tu libro.

    Recién descubrí tu blog y estoy fascinada, solo te quería agradecer por las buenas lecturas que me has regalado.


    Martha Avila Abdala.

    ResponderEliminar
  6. Decir que conocí su obra Por M.A.A. sería cerrar los hechos en dos extremos, mencionar que por su obra disfruto a Wittgenstein sería nuevamente resumir las circunstancias a dos polos Antar-Wittgenstein y las cosas, las cosas no son así.

    Un placer poder leer màs de usted por este medio - supongo que con alguna pena para las editoriales - y dejar manifiesto también mi agradecimiento y mi admiración por la preocupación que tiene por sus lectores.

    SALUDOS

    P.S.1 Sobre su respuesta a la definición de Anarquía y su gusto por algunos teóricos del movimiento, Qué opinión tiene de Kropotkin.

    P.S.2 Martha Ávila -con mucho pesar para mi- lo ama.

    ResponderEliminar
  7. Las casualidades nos conducen a los espacios que uno menos se lo imagina y lo que perdura más, siempre es lo que uno nunca se imagina.

    ResponderEliminar
  8. Estimado Antar, de Kropotkin leí LA CONQUISTA DEL PAN y, para mejor disfrutarlo, lo leí en voz alta. Era tal vez el año 1972 y, obviamnente, ya no resuerdo nada, salvo la capacidad que tenía su prosa de incendiarme: recuerdo, pues, el tono de su voz, pero no sus palabras o sus ideas. Hoy de Kropotkin sólo sé que no hay manera de leerlo y no indignarse ante este mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Aquí estoy haciendo constancia de leer este blog.

    :)

    ResponderEliminar
  10. ¿Por qué recomiendo leer a Óscar de la Borbolla? Primero Óscar de la Borbolla es un magnifico escritor, tiene una facilidad para escribir impresionante ya que sus lecturas son concisas, rápidas y fáciles de leer aunque ocupa algunas palabras inusuales que sirven para ampliar el léxico ya que son de utilización común, de estas mismas palabras inusuales en algunos casos son deducibles por el contexto y otras con las cuales si se necesita la ayuda de un diccionario, además él no es un escritor convencional ya que no habla de los mismos temas que la mayoría y si lo llega a hacer lo hace de una manera muy divertida y con una perspectiva distinta que te hace pensar y no solo eso, sino que dentro de tus pensamientos te lleva a diversos recuerdos y experiencias de vida y con eso puedes experimentar diferentes emociones y sensaciones por ejemplo de tristeza o anhelo al recordar ciertas cosas o personas del pasado que formaron gran parte de nuestra vida, así como la nostalgia y la añoranza de regresar el pasado y vivir las mismas circunstancias y sí en cierto punto cambiarlas para tener un desenlace mejor y también nos lleva al otro extremo en el cual nos reímos de los errores propios de la vida y al recordaros los volvemos a disfrutar, y es inevitable pensar que estos mismos errores se volverán a cometer y es por ello que nos reímos más aún. Yo recomiendo ampliamente leerlo no solo por la crítica social, política, moral científica, en general toda la crítica que hace en todos los aspectos sino para burlarnos de nosotros mismos más que los demás y para ser felices un ratito salir de la rutina y tener algo diferente por un momento que pueda cambiar nuestra vida.

    ResponderEliminar
  11. Hace poco compré "Nada es para tanto" y realmente estaba disfrutando leerlo, llevaba poco más de la mitad cuando un amante de lo ajeno me pidió le entregara mi bolsa (libro incluido). Después de tremendo susto (sobre todo por la amenza con arma de fuego), simplemente pensé que nada es para tanto como el hecho de seguir viva...¡¡¡Saludos!!!

    ResponderEliminar